Personalizar SketchUp

Puedes personalizar SketchUp para que se adapte a ti como se adaptan tus jeans azules preferidos: los utilizas con tanta frecuencia que te preocupa cómo saldrás de casa el día que aparezca el inevitable agujero en la parte trasera, porque ¿cómo podrías salir de casa sin esos jeans?

¿O tal vez eres el tipo de persona que prefiere camisas bien abotonadas y pantalones de vestir?

El caso es que puedes adaptar SketchUp para que refleje tu situación específica:

  • Crea ajustes que se adapten a tus patrones de trabajo generales. Por ejemplo, para acceder a los comandos que usas con más frecuencia, puedes crear métodos abreviados de teclado o personalizar la visualización de la barra de herramientas.
  • Personaliza los ajustes para un proyecto o flujo de trabajo específicos. Por ejemplo, si cada vez que creas un modelo nuevo ajustas la plantilla predeterminada para adaptarla a un cliente o proyecto, puedes guardar esos ajustes como una plantilla personalizada.
  • Ajusta la configuración para solucionar problemas de rendimiento o del ordenador. Los valores predeterminados de SketchUp están diseñados para ayudarte a recuperar tu trabajo, si es necesario, y procesar gráficos de la forma más fluida posible. Sin embargo, tu ordenador puede tener sus peculiaridades, y si ajustas algunas configuraciones, como la frecuencia con la que SketchUp se guarda automáticamente o cómo procesa los gráficos, SketchUp puede adaptarse mejor a tu sistema.

Para ver cómo adaptar los ajustes a tu forma de trabajar o a tus proyectos, consulta Personalización del espacio de trabajo, Personalización del teclado y el ratón y Configuración de plantillas.

Para obtener ayuda en la solución de problemas de tu sistema, consulta Configuración de preferencias de software y archivos y Cómo mejorar el rendimiento.